Y eso es exactamente lo que anhelan los hombres: sentirse dignos.

%d bloggers like this: